¿Qué impulsa a la industria de capital emprendedor? ¿Cuáles son sus “drivers”?

En mayo 2013 inicié el análisis de los “drivers”, es decir de la dinámica que impulsa a la industria de capital emprendedor con una entrada llamada “Mitos, realidades, experiencias e innovación en la industria de capital emprendedor“.  El foco de ese análisis estaba en los “drivers” de los inversionistas, como la Fundación Kauffman, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y tanto otros, que colocan su dinero en fondos de capital de riesgo o invierten privadamente en emprendimientos innovadores con alto potencial de crecimiento.

Intenté responder, entre otras, la pregunta que retomo aquí: ¿Por qué los inversionistas siguen interesados en aportar dinero a fondos de capital emprendedor o directamente a emprendimientos, a pesar de que los resultados financieros de la industria son pocas veces excepcionalmente buenos? ¿Cuáles son las motivaciones de los distintos tipos de inversionistas que participan en la industria de capital emprendedor?

Un nuevo comentario “Why VCs aren´t insanely rich“, publicado por Venture Beat, lleva a retomar el tema de los drivers de la industria. En este artículo se utiliza el término VCs (Venture Capitalist) para referirse a los gestores de los fondos de capital emprendedor, también llamados General Partners o GPs. La conclusión principal de este análisis es que, al igual que los inversionistas, tampoco los VCs o GPs se hacen tan ricos como la gente piensa. Esta conclusión plantea nuevamente la pregunta ¿por qué alguien dedica 10 años, generalmente mucho más, de su vida a esta actividad? ¿Qué lo mueve además de las metas de rentabilidad financiera, especialmente si estás, con frecuencia, no se logran o no son tan buenas?

Pienso que hay “drivers” intrínsecos de la industria y otros más personales de cada quien. El impulso principal, intrínseco, de la industria es la enorme demanda de capital emprendedor que hay en el mundo.  Cada años centenares de miles, quizás millones, de iniciativas emprendedoras, arrancan en cada uno de los países del mundo. Numerosos equipos de emprendedores inician una nueva aventura empresarial, crean empresas e inician nuevos negocios. Unos son más innovadores, otros simplemente generan empleo para los fundadores y sus familias.

Esa demanda, como cualquier economista novicio puede decir, genera una oferta, una respuesta de quienes tienen dinero disponible para invertir. Entre esas personas están quienes conocen a los emprendedores, sus familiares y amistades, en una primera esfera del entorno social de quienes lideran la iniciativa.  Esta oferta es la base intrínseca de la industria. Comenzando por estilos muy personales, informales e individuales de inversión, la industria se va estructurando en organizaciones cada vez más complejas como grupos de ángeles inversionistas, clubes de inversión, hasta fondos profesionales de inversión de capital emprendedor, mercados alternativos bursátiles y los muy recientes vehículos que entran en el territorio innovador del “crowdfunding”.

Más allá de responder a una demanda, hay inversionistas, personas e instituciones, que tienen metas de innovación y de inteligencia de mercado que canalizan a través de programas institucionales de inversión de capital emprendedor. Hemos reseñado, por ejemplo, el caso de nivel internacional de Telefónica, a través de los fondos Amérigo, y el caso venezolano de la Cadena Capriles. Ambos grupos, en diversas escalas de inversión y en industrias diferentes, desarrollan estrategia corporativas de inversión de capital emprendedor que les permiten estar atentos a innovaciones emprendedoras que afectan el futuro de su negocio y que, seguramente, lo van a redefinir.

Por otra parte, hay organizaciones que tienen metas de desarrollo, como la Corporación Andina de Fomento (CAF) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) que invierten sistemáticamente en capital emprendedor, como parte de su estrategia de apoyo al desarrollo de regiones, en este caso América Latina, que son razón de ser de su existencia.

Finalmente, hay altruismo y pasión por los negocios emprendedores que me atrevo a decir es lo que verdaderamente mueve a la Fundación Kauffman, y a los gestores de fondos, en sus labores continuas de gestión e inversión, en fondos de capital emprendedor. El capital emprendedor forma parte esencial de la vida económica de países y regiones del mundo. Es un mecanismo de reciclaje de recursos, dinero y conocimiento de negocios, de quienes los tienen y quienes desean construirlos y fortalecerlos. De allí su importancia y la complejidad de sus motivaciones.

Anuncios

Acerca de Lorenzo Lara Carrero

http://www.linkedin.com/in/lorenzolara
Esta entrada fue publicada en Capital Emprendedor y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s