La Bolsa de Valores de Nueva York cae en manos de un emprendedor de Internet

Según el New York Times, en plena burbuja de Internet, Jeffrey Sprecher era un atribulado emprendedor que invertía sus ahorros en el arranque de IntercontinentalExchange, un startup financiero en Atlanta, Goergia.  Una oportuna inversión de capital emprendedor en enero 2000, proveniente de Goldman Sachs, llevó su pequeña compañía hasta nuestros días cuando está en proceso de comprar la Bolsa de Valores de Nueva York.

How the New York Stock Exchange fell into Mr. Sprecher’s hands is, at heart, a story of the disruptive power of innovation. ICE, as IntercontinentalExchange is known, did not even exist 13 years ago. It has no cavernous trading floor, no gilded halls, no sweaty brokers braying for money on the financial markets. What it has is technology.

Like many young companies that are upending the old order in business, ICE has used computer power to do things faster and cheaper, if not always better, than people can. Its rapid ascent reflects a new Wall Street where high-speed computers now dominate trading, sometimes with alarming consequences. New, electronic trading systems have greatly reduced the cost of buying and selling stocks, thus saving mutual funds — and, by extension, ordinary investors — countless millions.

Este cambio enorme de liderazgo en los mercados de capitales mundiales que, según el New York Times, interrumpe radicalmente más de doscientos años de historia de la bolsa de valores más emblemática del mundo, es también parte de nuestra crisis de volatilidad financiera en la que ICE ha tenido un papel importante, más bien positivo.

El viaje de este emprendedor, y de su pequeña empresa, hasta uno de los principales centros del poder financiero mundial, es parte de la revolución tecnológica de nuestro tiempo que continúa todavía en marcha y que ha cambiado profundamente no sólo cómo hacemos las cosas sino quiénes inciden sobre nuestras vidas.

Las decisiones de inversión de capital emprendedor son pequeñas perturbaciones del orden establecido que, como en este caso, producen enormes tormentas, con consecuencias frecuentemente impredecibles y que son parte del proceso orgánico de construcción y destrucción de la vida de nuestra especie.

Anuncios

Acerca de Lorenzo Lara Carrero

http://www.linkedin.com/in/lorenzolara
Esta entrada fue publicada en Capital Emprendedor y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s